sábado, 5 de julio de 2008

Conectar lo inconectable


Tu mano con la mía.
En el asiento trasero,
cuando apoyaste tu cabeza en mi regazo
y te acaricié el pelo;
y tú, subiste el brazo,
y me hiciste cosquillas en la otra mano.


P.D.: Nenis... ni una palabra, lo inevitable es inevitable, estamos en julio, qué queréis?

2 comentarios:

Lamas dijo...

Ja ja!! Pude!!

kiram dijo...

Mola!
Me gusta, una pequeña escena íntima, cotidiana y muy hermosa. :)
Felicitades!