viernes, 1 de mayo de 2009

Nueve campanarios


Todo lo que hago es volver sobre mis paso
Intento caminarlos de nuevo
pero, por más que lo intento,
el camino nunca es el mismo.
No puedo andarlo otra vez.
Paso por las mismas calles,
repito las mismas estupideces,
cierro los ojos y vuelvo a saltar.
Aunque ya sepa el golpe que vendrá.
Vueltas en el mismo bucle
como si esperase a que un día
de pronto, algo cambiase.
Y mientras tanto...
incluyo pequeños cambios,
sustanciales en ocasiones,
pero básicamente pequeños,
para mantenerme cuerda.
Solo que a veces no es suficiente
y vuelvo la vista atrás...
y quiero volver a estar en lo alto de aquella cuesta
contemplando los nueve campanarios.

3 comentarios:

JUAN dijo...

Es que es muy difícil, imposible, que las aguas de un río vuelvan atrás.
La vida es lo mismo: un río que nos lleva hacia adelante siempre, y debemos mirar al frente y pensar en las cosas buenas del pasado, ésas que enriquecen nuestra personalidad, porque intentar volver a lo de antes es inútil.
Mira, con esto de las motos en jerez y la feria de Sevilla, me he puesto filosófico.
Y no ceso de repetirme lo de aquél: "Sólo sé que no sé nada".

Un beso y anímate, mi dulce niña.Muy bonito el texto, y nostálgico y poético.

Reflexiones de cualquiera dijo...

Sean o no sean las mismas calles, nada es igual, nada permanece, todo cambia...
Cambias tú tambien, cambian las calles, tienen mas o menos polvo, faltan algunas piedras y hay algunas nuevas... salen nuevos brotes de vegetación y donde había otros ahora alomejor hay otro edificio.

Nunca podemos saber que ha cambiado de los sitios que pisamos, tampoco si esos cambios seran meores o peores, pero lo que si sabemos es el PORQUE estamos paseando por esas calles otra vez...

Lamas dijo...

Juan, me ha gustado mucho tu comparativa con las aguas de un río. Es cierto. La vida, más que un camino que recorrer es un rio en el que, aunque a veces no nademos, siempre nos lleva su corriente hacia delante. Un besito!!

Ale, el porqué, a veces ni nosotros lo sabemos, ni lo entendemos... El caso es que allí estamos, recordando e intentado revivir una y otra vez todo aquello que nos hizo sentir bien y ser felices. Besines!!