martes, 2 de septiembre de 2008

Calle Pena



Es extraño el sendero vacío, la ciudad desierta.
Ciudad de ojos tras los cristales,
de rumores,
de evasivas,
de miradas ocultas y excrutadoras,
de pensamientos a voces,
de desencuentros hipócritas,
sin palabras.
Bajar una calle,
cruzar de acera,
girarse,
volver atras.
Volver atras...
Decir a voces que el silencio tortura mi alma.
Recorrer el calendario pensando lo distintos que son los días.
Quizá haya mejores formas de solucionarlo,
o complicarlo más...
Pero la falta de noticias
es la peor incertidumbre,
la obsesión más angustiosa.

3 comentarios:

Aires dijo...

Nunca me gustaron las incertidumbres, a veces se "libera" uno de ellas aunque las noticias cuando lleguen sean malas. Me alegra el leerte de nuevo. Un beso.

JUAN dijo...

Hola, Lamas: nostalgia deprende tu poema. El desamor es fuente de inspiraciones de poetas y escritores.
Me alegro de que estés de nuevo escribiendo. Un brazo.
Creo que tienes una errata:grirarse,

Lamas dijo...

Hola! Gracias por los comentarios. He de confesar que aún estoy de vacaciones, así que hasta la semana que viene no dispondré del internet adecuado para ponerme a leer blogs y escribir en condiciones.

Saludos Aires y Juan, espero que hayais disfrutado el verano.