jueves, 19 de marzo de 2009

Aquella mirada


Entraste y todo lo demás desapareció.
Tardé un par de segundos en reconocerte
pero enseguida te apoderaste de mis sentidos...
Solo veía tu cuello, tu espalda, tus hombros, tu manos...
Sentía unas ganas irrefrenables de acercarme
y cuando me quise dar cuenta, te tenía delante.
Entonces, incluso tú desapareciste.
No tenias cuello, ni hombros, ni boca, ni pelo, ni piel.
Solo eras aquella mirada.

2 comentarios:

kiram dijo...

:o
Maravillosa, perfecta. la leo una y otra vez, y quiero volver a leerla :)

Eres una crack lamas!

moonwalker dijo...

entre, deje el gorro y mi abrigo, ya cuando me gire supe ke me havias recnocido, estaba solo por ti, eres la unica figura solida en akel lugar,lo demas es una niebla por la ke avanzo hacia esos ojos ke me llaman,,, ya estoy delante tuya
eres tu,,y te miro con todo mi amor