lunes, 6 de junio de 2011

Seres


Ya ni siquiera sé si es así como soy.
Si ya no soy como era o me hacen ser de esta manera.
Si fuera como solía ser...
Pero ya no soy.
Y aun siendo así porque realmente hubiera cambiado, me gustaría no ser, pero tampoco seguir siendo.
Me enfrento a mí misma cada día y cada día tiene razón una parte opuesta de mi ser:
El que era y el que soy.
Y así sigo sin ser, pero siendo como también era.
Porque nunca fui sólo de una manera.
Y la manera nunca fue la que debía ser... aunque fuera.

2 comentarios:

JUAN dijo...

Parece sólo un juego de palabras, pero es verdad lo que dices: todos tenemos esa doble personalidad, la que nos obliga a vivir la sociedad para ser parte de ella, y la que nos gustaría vivir.

Hacía tiempo no pasaba por aquí, y me alegro de haber venido. Un saludo

Lamas dijo...

Muchas gracias Juan. A mí sí que me alegra que me visites! Un besín!